Mostrando 1–12 de 22 resultados

La calidad de los materiales de los textiles para bebés que utilizamos en su cuidado diario es algo que nos preocupa especialmente en DermaBebé. Por eso nos preocupamos de que todos ellos sean naturales y no perjudiquen la delicada piel de los más pequeños de la casa. Esta es nuestra selección:

-5%
Valorado en 5.00 de 5
7,95 (IVA incluido)
10,95 (IVA incluido)

Los mejores textiles para bebés

Muselinas, baberos, ropa, bandanas, ropa de cuna, mantas… Los textiles para bebé inundan nuestras casas y rutinas. Por eso es importante conocer los mejores materiales para elegir aquellos que mejor se adaptan a nuestras necesidades y sobre todo al bienestar de nuestro hijo.

Vamos a presentarte los materiales ecológicos y naturales que ofrecemos en Dermabebé:

Algodón Orgánico:

La estrella entre los algodones. Entre las grandes ventajas del uso del algodón orgánico destaca que no cuenta con residuos tóxicos y químicos que puedan provocar alergias. Esto también hace que la duración y la resistencia de las prendas también sea mucho mayor. Cuenta con una enorme suavidad y resulta muy cómodo para el bienestar del bebé.

Algodón natural Certificado:

Se trata de productos de algodón elaborados bajo la norma OEKO-TEX® Standard 100, un sistema unificado de control y certificación a nivel global que asegura que los artículos textiles están libres de sustancias nocivas.

Este tipo de material es sometido a exámenes que se realizan únicamente por institutos textiles autorizados de investigación y ensayo absolutamente independientes.

Existen cuatro clases de productos certificados en función de la cantidad de piel que entra en contacto con el producto. En el caso de los bebés y niños pequeños de hasta 3 años el certificado que tienen los productos es de Clase 1, la más estricta que existe. Los productos certificados bajo Clase 1 pasan rigurosos criterios humano-ecológicos, lo que lo convierte en un material libre de sustancias que puedan hacer daño al bebé.

Bambú:

En este caso, el bambú es superior en suavidad incluso al algodón orgánico, pero además tiene muchas propiedades que lo convierten en una gran opción. Se trata de un material antibacteriano, evitando de manera más sencilla los malos olores y que la prenda se estropee con mayor facilidad.

El bambú además tiene una capacidad de absorción mayor y cuenta con un efecto aislante que consigue que en verano el bebé esté más fresquito, mientras que en invierno mantendrá el calor. Es, además, hipoalergénico, transpirable, protege de los rayos UV y es 100% biodegradable.