Mostrando 1–12 de 13 resultados

Uno de los accesorios más prácticos y versátiles cuando un bebé llega a casa son sin duda las muselinas. Podemos usarlas prácticamente para cualquier cosa, por eso no está de más tener más de una y de diferentes tamaños. Las mamás y los papás experimentados sabrán de lo que hablamos… Esta es nuestra selección:

-5%
-5%
Valorado en 5.00 de 5
18,70 17,80 (IVA incluido)

Muselinas para bebé: prácticas y versátiles

Son prácticamente infinitos los usos que podemos darle a las muselinas para bebé. Vamos a hacer un pequeño resumen a algunos de los usos más comúnes de las muselinas:

  • Se puede utilizar como arrullo para envolver al bebé
  • Podemos cubrir al bebé mientras le damos de mamar.
  • Usarlo como toalla cuando estamos en la playa o la piscina.
  • Colocarlo en el suelo a modo de manta para que juegue de una manera confortable.
  • Usarlo como sábana bajera si vamos a sentarlo o acostarlo en algún lugar que no es habitual para él, de ese modo no extrañará su sillita o su cuna.
  • Como cambiador cuando estamos fuera de casa.
  • Para protegerlo del sol o abrigarlo si comienza a hacer frío.

Pero estos son solo algunos de sus múltiples usos. Dependiendo de su tamaño podemos utilizarlas con otros fines. Por ejemplo, las más pequeñas pueden usarse para limpiarle la cara o las manos, e incluso como bandana.

Es importante también el material del que están elaboradas las muselinas. En DermaBebé nos decantamos por aquellas que son de algodón orgánico o bambú. Dos textiles naturales que cuidan de su piel a la vez que son buenos para el medio ambiente. Ambos tejidos cuentan con un tacto muy suave y están libres de sustancias tóxicas o nocivas para su piel.

Si además tenemos en cuenta que los diseños no pueden ser más bonitas, las muselinas se convierten en un accesorio absolutamente imprescindible para las mamás y los papás.

Y es que, además, su versatilidad hace que su uso nos saque de más de un apuro, ya que pesan y ocupan poco y podemos llevarlas con nosotros a cualquier sitio sin que resulte molesto cargarlas.

Un básico imprescindible para el fondo de armario de nuestros bebés.